viernes, marzo 3

Meditación Profunda de Santiago de Noche

Hoy salí muy tarde de un turno... logré tomar un bus desde Santa Raquel hasta Alameda con Santa Rosa. Me sentí con suerte ya que tomar un bus que me llevara a esas horas y sin que me cogotearan fue algo que pasa en una de un millón de posibilidades...

bueno... no es tan raro pues todo el mundo sabe que cuando se da una probabilidad de una en un millón... siempre resulta...

está bien... esta vez las matemáticas fueron exactas

Por la ventana me puse a observar Santiago de noche y me puse a pensar... porque a veces pienso...

* La gente tapa la mugre... hay que ver lo sucio que se ve todo cuando no hay tanta gente en la calle...

* Puedes notar mucho mejor la fauna folclórica de Santiago a esas horas.

* Algunas damas tienen un buen lejos de noche... y también algunos travestis. (hace falta mas iluminación)

* La gente es mas car’e palo a esas horas. La tipa que se sentó a mi lado en el bus se tiró uno (virgen santísima del perpetuo socorro!!!) de esos que te rompen el trasero (¿los conocen?) y NI SE INMUTÓ!!!. Si hasta pude sentir la vibración que produjo. Puede que no sea muy fino lo que dije pero es la pura y santa verdad.

* Definitivamente a la gente le gusta bailar en la noche. Se para un auto deportivo al lado del bus, con lucecillas azules en los sapitos, con la barra luminosa del auto fantástico, con fluorescentes violetas por debajo, los vidrios abajo y el punchi punchi regeeton a todo volumen... y en la calle la gente le pone guendi!!! Y vamos con el perreo!!!

* Algo lindo ví. Se bajó una señora del bus y en la esquina estaban esperándola sus hijos pequeños, su marido... y el perro... esa es familia mierda!!!

* Las distancias son mas largas... pero a esas horas ya no importa...

* Los choferes están faltos de cariño... le dí las buenas noches al bajarme y se emocionó!!! Me dijo: “que le vaya bien también mijo”

3 comentarios:

ElectricBlue dijo...

Puta...
sabes? la foto taba tan re linda, empezamos tb, pero tenía que llegar el peo!! tenía que ser necesariamente!!! era tan necesario!! (otra vez)
ja!

C.G. dijo...

:-)
¡Que absurdoooooo!

Ejem...
Quise decir ¡que buen relatoooooooo!
Jajajaja...
:-)
[en realidad genial relato]

¿Quien eres?
¿quien eres?, ¿quien eres?, ¿quien eres?...
Bueno con esas pistas que me diste... eres... mmmmm...
Me suena a que eres un Pediatra...
¿Eres Pediatra?
;-)
[si no le acierto me das otras pistas]

Yo no he tenido muchas oportunidades de tener una vista nocturna de Santiago como la tuya...
Primero porque no vivo en Santiago y segundo porque no suelo andar en la calle muy tarde...
Pero en las contadas ocasiones que aquello ha sucedido constato lo que tu cuentas... efectivamente lo que dices es una gran verdad...
Una pregunta : cuando andas por Santiago de noche, ¿no te inunda una extraña sensacion de abandono y terrible soledad?
No se si es porque esa ciudad me agobia...
No se si es porque está demasiado lejos de todo lo mio...
No se si es porque la siento tan fria...
Pero a mi me pasa...
Santiago me hace sentir el peso de mis propias soledades mas fuertemente que ninguna otra cosa, que ninguna otra situación...
[no se si es la ciudad... o solo soy YO en esa ciudad]

¿Sabes?
Te tengo que comentar acerca de tu ultimo comentario... pero ese será comentado en el siguiente comentario...
Jajajajaja...
[suena feo y enredado... pero es verdad... vamos al siguiente comentario]
;-)

C.G. dijo...

Aqui viene la continuación...

¿Por que tenía que hacer un comentario aparte?
Porque déjame decirte que tus palabras me emocionaron... en verdad...
[y reconozco que no soy persona que se emocione con relativa facilidad]

Lo que me escribiste que es parte de ese cuento de Bach...
Yo le regalé ese cuento a una de mis sobrinas cuando cumplió 12 años...
Recuerdo perfectamente el libro...
Recuerdo que tenía unas hermosas ilustracionmes de aves...
Y recuerdo también que al momento de darle ese regalo para mi y para ella habían montones de circunstancias [que no tiene sentido nombrar aquí] que lo hacían mas especial...
No se si mi sobrina aún tenga el libro, o si lo recuerda... pero yo leí tus letras y me llevó de regreso a aquel año cuando ella cumplía 12...
Y me emocioné...
[gracias por la avalancha de sentimientos me trajiste de regreso]
:-)

Nos leemos en cualquier formato...