sábado, octubre 13

Historias de la Faja: El Señor de los Aliños...

El oscuro emperador había derrotado a la Muerte. Usando arcanos conocimientos logró capturarla en un círculo de energías que ningún tipo de magia podría deshacer jamás. Por fin podría gozar de la inmortalidad absoluta. Por fin podría cumplir su sueño de conquistar el mundo mágico de La Faja.

Roddrick y Ulderick estaban invitados al banquete de celebración, pero el destino de ellos tampoco era muy auspicioso, pues ellos serían el banquete. Atados con cadenas y colgando sobre un gran caldero con un viscoso e hirviente líquido, esperaban su destino.


El emperador oscuro era asiduo televidente del canal Gourmet de magos siniestros. Y la receta de Humanos estofados a la cacerola le había llamado significativamente la atención.

La Muerte miraba impávida como el emperador y sus ayudantes pelaban papas, picaban zanahorias y cebollas. Trataba inútilmente de safarse del encantamiento al cual la habían amarrado.

—Pronto serán parte del más delicioso e inolvidable banquete de la victoria... ¡Mi victoria frente a la muerte! Muajajajajaja!!!
—Hay algo que no me cuadra en la receta —acotó Roddrick.
— ¿Nosotros? —preguntó Uld.
—Si... es mas... ¡hay algo que no me cuadra en todo este maquiavélico plan! —Rodd levantó la voz para que todos escucharan— Es simplemente ¡estúpido!
— ¡Cierto... no resultará! —dijo Uld. — ¿Y por qué no resultará? —Preguntó a Rodd para callado.

— ¡Oh! Veo que los aperitivos tienen ganas de conversar —dijo el Emperador.
— ¡Plato principal, somos el plato principal! —reprochó Uld.
— Yo creo que mi plan es perfecto. Capturé a la muerte por lo que soy inmortal de ahora en adelante... nadie podría destruirme... ¿Cómo podrían detener a algo que no muere?
—Eso es verdad —dijo Rodd —pero hay un detalle que ha pasado por alto.
— ¿Cual?
— ¿Si... cual? —preguntó Uld, que no podía dejar de pensar que el guiso sin ellos olía delicioso.
— Que además de usted... nadie podrá morir jamás... por lo que no podrá derrotar a sus enemigos...
— ¡Cielos... de veras!... jajajajaja —rió Uld.

El emperador se sintió algo incómodo. En realidad se sintió bastante estúpido. Había pasado por alto ese pequeño detalle. Sus monstruosos secuaces no pudieron aguantar la risa.

— ¡Ya basta! —bramó, intentando carbonizar al monstruo que mas reía. Sin éxito por cierto. Era verdad. Al estar la muerte atrapada el pseudo-orco no pudo morir. Comenzó a disparar rayos a diestra y siniestra.

Aprovechando que las risas y burlas tenían ocupado al emperador, Uld y Rodd lograron liberar las cadenas usando una horquilla de pelo para abrir los candados. Se atrincheraron detrás del mesón de los servicios.

—Rodd... ¿Por qué no usamos magia para atacarlo?
— ¡Estas loco!... ese tipo es el campeón intercontinental por 2 siglos consecutivos de duelo mágico. Hey, devuélveme mi horquilla.
—Eh??? ¿Y nuestra cena, donde fue? —dijo el emperador todavía ofuscado.
— ¡Merde! ¿Y ahora que hacemos? —dijo Uld, devolviéndole la horquilla a Rodd. (Que si bien no era gay, sospechosamente cuidaba mucho de su pelo... jajaja) [talla interna]

Rodd en un acto de lucidez abismante... o de estupidez temeraria, arrojó un cuchillo carnicero al corazón del oscuro emperador, el cual ni siquiera hizo ademán de esquivarlo. Dió justo en el blanco, sin embargo como era de esperar, nada pasó. El emperador reía de buena gana. Miraba y se pavoneaba burlón con el cuchillo en el pecho. Sus monstruos lo celebraban y vitoreaban.

—Jajajaja... ahora ¿Quién es el estúpido?

Uld tanteó el mesón y solo encontró una cuchara sopera. Se levantó, ubicó el objetivo y se dispuso a lanzarla con todas sus fuerzas...

— ¿Queee? ¿Una cuchara? Jajajajaja... realmente eres un insecto desesperado.

Uld lanzó la cuchara... la cual comenzó a trazar un arco que la llevó mas allá de cualquier apéndice del enemigo... giraba en el aire... casi como en cámara lenta... pasó a más de un metro de la cabeza del emperador... los pseudo-orcos parecían embelezados por la escena...

— Fallaste estúpido... — el emperador se preparó para hacer sufrir a nuestros amigos. Podía verse la furia detrás de aquellos negros ojos...

Un CLANK!!! Sonó sacándolo de sus oscuros pensamientos. Giró lentamente. La cuchara que Uld había lanzado había descrito un arco perfecto hacia la prisión donde la muerte aguardaba. De hecho, la cuchara provocó una trizadura en el campo mágico que se fue extendiendo hasta romperlo por completo. La Muerte Sonrió (o eso pareció), luego desapareció.

Ups!... —dijo el emperador mirando como comenzaba a brotar la espesa y azul sangre de su pecho.

Todo comenzó a derrumbarse, pues eso siempre pasa cuando el malo muere en su fortaleza. Un negro espectro abrazó a nuestros amigos desapareciendo y reapareciendo en las afueras del castillo. Los tres vieron como toda la maldad era sepultada.

—MUCHAS GRACIAS MUCHACHOS —dijo la muerte, mostrando toda la cortesía que podía demostrar una calaca con las cuencas vacías.
—Eh... de nada —respondieron nuestros amigos a coro.
—NOS ESTAMOS VIENDO — dijo el negro espectro desapareciendo en las sombras.

Nuestros amigos tragaron saliva...

—PERO EN MUUUUCHO TIEMPO MAS... JAJAJA...

Y el orden y la tranquilidad volvieron a la faja. ...Por algún tiempo.


...¿Una cuchara?...
...Sip... que menos mágico que eso... jajaja. Antimagia básica.

4 comentarios:

Tristan Schütz dijo...

jajajaja.... ke buen blog..

me gusto mucho la historia...



bueno... luego seguire leyendo..


cuidate!



Tristan S.

alfredo dijo...

en antofagasta hay un lugar donde venden sandwich q se llama el señor de los añliños

y sorprendido, yo tb tenia un pig de mascota virtual. lo perdic on el cambio de plantilla

saludos

Abril_de_otoño dijo...

jaja debo admitir que me encanta la magia en todas sus dimensiones, y estos heroes, villanos y demaces me cautivaron,,,,
exelente historia,
que bueno que se me ocurrio visitarte,,,,

cariños,,,,,,

y para no perder la costumbre digo yo,
INFINITO CANDAO.......siempre gano :P

abril.

Dorulk dijo...

bien, bien..esta realmente interesante el blog creo que pasare mas a menudo, saludos