jueves, agosto 24

El Tío Lucho

En la oficina de la LCHSH sonaba la radio entonando unas hipnóticas cumbias. Sentado, medio borracho y con los pies arriba del escritorio se encontraba el Tío Lucho. Bebía una cerveza red ale heladísima, la cual acompañaba con un especial tomate (ya que el chucrut la caía mal de un tiempo a esta parte). Leía “El diario popular” y se rascaba la panza de vez en cuando. El era tío de Absurdo. Tío adoptivo... no se sabe muy bien donde se conocieron, pero se especula que hubo un nexo en aquel momento en que absurdo comenzó a ser superhéroe. Quizá fue el maestro de absurdo o quizá fue discípulo de “El Grande”, no lo sabremos jamás (a menos que les preguntemos, claro).

El ángel, como todo ángel que se precie de tal, se apareció en la oficina justo en el momento que el Tío se empinaba la botella y lanzaba un gran eructo...

“Mierda” –pensó. Luego majestuosamente habló con estas palabras... -¡Se me ha dado el mandato divino de venir por los héroes que salvarán a la humanidad de la perdición...!

...silencio...

Tío Lucho miraba descolocado a aquel impresionantemente... eh... incalificable ser. Luego miraba su cerveza... Jamás había alucinado con cerveza... quizá con peyote, en su alocada juventud... pero nada como eso...

-¡Vengo por Absurdo y Ocio... Dios les ha dado una misión... y deben cumplirla...! -gritó imponente en ángel.

...Mas silencio...

Solo una cumbia de fondo... “loquito por ti, loco, loco, loquito por ti, por ti, por tiii...”

-Estee... eh... no están, pero si gusta les puede dejar el recado... –dijo el Tío Lucho, medio estupidizado.

El ángel se desinfló y perdió la compostura. Tomó al Tío por el cuello de la camisa y lo levantó de la silla, en el aire. Su ojo derecho comenzaba a tener un tic nervioso y su voz no se escuchaba tan majestuosa.

-Mire... he tenido mucho trabajo este día. Por si no se ha dado cuenta su planeta está al borde de la locura,he tenido que detener 3 amagos de guerra nuclear, 25 atentados terroristas, he tenido que reescribir las listas de suicidas 13 veces a mano ya que a Dios no le gustan mucho las computadoras y he bajado 2 gatos de los árboles. Todo por que Satanás para variar entró en depresión. No quiere dirigir el mal, por lo que el equilibrio en vuestro planeta esta... desequilibrado. Alguien tiene que hablar con él y convencerlo de volver a su trabajo. Dios quiere que los hombres arreglen el entuerto. Y les dio la misión a Absurdo y Ocio. Ahora por favor, dígame donde están...

A estas alturas a Tío Lucho se le había hasta pasado la borrachera... –M... Mi sobrino y su socio no están... andan en alguna parte del universo tratando salvarlo...
-QUEEEE!!!! –gritó el ángel con cara de loco- entonces... ¿todo mi trabajo fue en vano? El ángel rompió en llanto. Ya no había mas tiempo. El tío Lucho se compadeció de aquel raro ser...
-A ver mijo... Quizá yo pueda ayudar... yo también fui super héroe...

Chan cha channn!!! El tío Lucho se paró erguido en pose de super héroe. El ombligo peludo se le asomaba por los últimos botones desabrochados de su guayabera. Su incipiente calvicie brillaba tanto como sus zapatos de charol y su barba de tres días era el marco perfecto para el diente de oro que asomaba entre su sonrisa.

El rostro del ángel era casi indescriptible salvo por la mirada. Una mirada de “están fritos”...

-Bien- dijo –que así sea...

Cubrió al tío con sus alas y desapareció. En la oficina quedó solo la radio cantando: “Nunca me falles, nunca me faltes... que sin tu amor, yo no soy nadiennnnn”

1 comentario:

Cpt. Ocio dijo...

UUUUUUUUhhhh
I like it!