miércoles, enero 28

El dulce sabor de la derrota...

Hace muchisisisisisisimo tiempo que no aparezco por estos lares... sin embargo debo decir a mis amigos de blog que voy y vengo vigilando... observando... cuidándolos desde la distancia...


El título del comentario de hoy es " el dulce sabor de la derrota". Debo decir que no he perdido nada... es simplemente comentar acerca de aquellos días de mierda... en que casi nada te resulta o casi todo te resulta pero con una dosis extra de sufrimiento e incertidumbre... hoy fue un día de esos... es mas, podrías decir que hace dos semanas que han sido dias de esos. Ahora soy un ente productivo así es que estoy expuesto a que pasen estas eventualidades...

Lo del dulce sabor en mi caso es un vaso de ron... con bebida... Así es... venía en mi auto derrotado, cansado, CHATO... jaja... y lo único que me motivaba en esos minutos era el roncito que me tomaría llegando a casa.
No se trata de alcoholizarse... si no de que a veces... hoy por ejemplo, es necesaria una cuota... o como diría algún químico, una alicuota de alcohol en la sangre para que el descanso sea pleno. Y realmente se siente delicioso... mejor que tomárselo en un pub, oen algún antro de mala muerte... pues estás en tu casa. No tienes que manejar de vuelta a casa, pues estás en ella. Los casados se librarían de llegar borrachos, pues se emborrachan donde "ellas" los ven... y por lo tanto no alegan... puede coronarse el final del día antes de ir a la cama, con algunas generosas y agradables ventosidades orales y aborales sin perjudicar a nadie, pues estamos en lo mas íntimo de nuestro hogar dulce hogar...

Realmente es una delicia...

100% recomendable...
Eso... Como ven no he perdido la costumbre de hablar pelotudeces...
PD: en la foto... tomándome un "cucaracho"...

3 comentarios:

Claudia dijo...

Jajajajaja
un gusto volver a leerte!

egcc dijo...

Ja! Bueno leerte compañero y justamente tu entrada coincide con lo que me paso ayer, quizás con diferentes motivos pero en verdad que necesitaba mi vasito de whisky y acostarme a dormir sin pensar en donde ella estaba celebrando... Y vaya si no lo hizo a la perfección... Salud!

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Absurdo

Al amanecer, antes de salir de casa, leo un cuento. Luego, dentro de una botella bien tapada lo lanzo al mar y así dejo un rastro para poder regresar. Preparo entonces un morralito y me voy de paseo por la red en busca de contadores de cuentos, letras nuevas, fabuladores, nuevos amigos, para aprender y compartir.

Esta semana la estoy dedicando a leer cuentos de escritores de Francia y me he encontrado cosas maravillosas que deseo compartir. Te invito para que pases por mi Casa, espero que lo que estoy leyendo te guste tanto como a mí.

Saludos desde Mérida-Venezuela.
Jabier.